Danza de los Kurpiticha

Tradición indígena donde compiten los kurpiticha a finales de diciembre de cada año en la comunidad de Caltzontzin, Uruapan

Conoce parte de ese momento

Días de gran fiesta en diciembre en la Danza de los Kurpiticha de K’umbutsio Caltzontzin cada año, donde el combate de la cuadrilla de los cargueros y la cuadrilla de los de la libre se enfrentan.

Kurpiticha o integrarse al ritual, es el nombre correcto de la danza que es plural en lengua P’urhépecha que deriva del verbo kurpeni que es integrar y agrupar.

Éste ritual prehispánico se practicaba en el antiguo Jauaneto para dar la bienvenida a la estación de frío o Ts’irapiti del 21 de diciembre, para iniciar con las cosechas, y para marcar el comienzo del solsticio de invierno.

La danza ritual se caracterizaba por tener 3 personajes centrales; el T’arhepiti o viejo, que hace referencia a la sabiduría y no a la edad; quien representaba a Tata Jurhiata (el Sol); la Maringuia que representaba a Nana K’utsï (La Luna) y los kurpiticha, los elementos de la naturaleza.

Los kurpiticha vestían un traje orgánico a base de pieles de animales, textiles y fibras, sonajas en los pies, guaje de calabaza y máscaras que asemejaban animales; evidencia de esto es la Danza de los Kurpiticha Feos que en la actualidad se sigue bailando en Caltzontzin.

Los danzantes comienzan desde pequeños a practicar y la competencia entre las dos cuadrillas, se hace solo por jóvenes en edad casadera para pagar una manda.

La música que acompañaba el ritual original era interpretada con instrumentos como la flauta de carrizo, xilófono, sonajas, tambores de membrana, caracol marino, jarros silbadores y raspador de hueso.

Con la conquista española y la caída del imperio P’urhépecha se lleva a cabo la Concentración de Indios en 1533 y se funda el poblado de K’umbutsio en el valle de Kunendaro en el año de 1599, con lo cual la danza ritual sufrió un cambio radical al igual que la música.

Con la colonización y la evangelización, la Maringuia representa a la Virgen María, el T’ahrepeti a San José por lo que la danza representa el nacimiento del Niño Jesús por lo que se realiza en días previos a la Navidad.

Los españoles y la religión la adaptaron a su visión para resaltar el dominio del gobiemo español frente al Indígena.

Mediante el uso de la máscara de Viejo o T’arhepiti con aspecto europeo, ahora representaba la autoridad española igual que la Maringuia que representará a la mujer indígena sometida y los bailadores kurpiticha que representaban al mestizaje.

Ahora se danza para rendir culto a la víspera del nacimiento de niño Jesús los días 21, 22 y 23 de diciembre por la víspera de la Natividad, siendo el T’arehepiti la representación de San José y la Maringuia de la Virgen María.

La música que acompaña la danza es de orquesta que emplea metales, la cual entona sones y abajeños.

En K’umbutsio Caltzontzin existen dos grupos de jóvenes bailadores, los Cargueros de San José y los Libres que no tienen ningún cargo.

El punto cumbre de la danza se sitúa en dos momentos:

  • El 22 de diciembre cuando los kurpiticha cargueros bailan 7 series de 5 canciones que son la entrada, la del viejo, la Maringuia, kurpiticha y salida; cada una en casa del Mayor, donde se realiza una especie de convenio, ya que en caso que la danza no sea ejecutada correctamente es posible poder cobrar una multa.
  • El 23 de diciembre, se realiza la Competencia entre los mejores jóvenes bailadores de la cuadrilla de los Cargueros y la cuadrilla de la Libre.

Las competencias se retomaron en el año de 1982 con orquestas de Angahuan y Turicuaro. Los bailadores de ése año, por la Libre como kurpiticha fueron Miguel Chávez Rosas y Blas Rojas, el T’arhepiti, Antonio Mediano y la Maringuia, Feliciano Gutiérrez. Por los Cargueros estaban Quirino Hernández y Anacleto Hernández.

La danza de los kurpiticha feos aún se baila como forma de rebelión hacia los occidentales y como signo para mostrar y conservar nuestro pasado indígena y prehispánico.

Con información de René Bernabe Santiago originario de Caltzontzin.